Ocho de cada 10 embarazadas pueden padecer depresión posparto leve

Redacción.- Ocho de cada 10 mujeres embarazadas pueden padecer depresión posparto leve por ello es recomendable que las futuras madres se realicen un estudio que permita determinar si pueden sufrir este padecimiento al término de la gestación.
El estudio, conocido como Escala de Edimburgo, permite buscar de manera intencionada la depresión posparto ya que durante la etapa de gestación puede pasar inadvertida.

Depressed young woman lying on bed at home


Norberto Reyes Paredes, director del Instituto Nacional de Perinatología (INPer) explicó que esta condición es frecuente y en la mayoría de los casos se puede prevenir con la modificación de los hábitos alimenticios y la activación física apta para mujeres en gestación.
El especialista destacó la importancia de tener un control prenatal adecuado que incluya la detección de la depresión.
Sin embargo, quienes están diagnosticadas con trastornos de ansiedad y depresión, deben tener cuidados especiales para llevar a buen término su embarazo.
Reyes Paredes detalló que la depresión posparto se presenta en tres grados de intensidad.
La más frecuente es la leve conocida también como Baby Blue, que afecta entre el 50 y el 80 % de las madres, debido a los cambios hormonales.
Esta se caracteriza por presentar episodios de tristeza, llanto, ansiedad, cansancio, problemas para dormir y estrés, entre otros.
El doctor Reyes Paredes dejó en claro que esta es una situación transitoria y común, pero desaparece entre una y dos semanas después del alumbramiento sin necesidad de tratamiento.
En los casos de depresión posparto, se requiere de una valoración médica y de una intervención que puede ser con medicamentos antidepresivos.
Esta condición se presenta entre el 15 y el 30 % de las mujeres que han tenido bebés.
Los síntomas más frecuentes son la insatisfacción de cualquier actividad que se realiza, incluidos los cuidados al recién nacido.
A este problema se le conoce como Anhedonia y se presenta en personas con diagnóstico de depresión o trastorno de ansiedad previos a la gestación o que han tenido alguna pérdida gestacional, familiar o a nivel laboral.
En el caso de la psicosis posparto se requiere un manejo interdisciplinario, hospitalización y uso de fármacos antisicóticos y se presenta entre el 0,1 y el 0,2 % de todas las mamás.
Los factores de riesgos son muy parecidos a los que presentan depresión posparto.
Sin embargo, las pacientes en esta condición están fuera de la realidad y pueden autoagredirse, lesionar a las personas a su alrededor o pensar que su bebé la quiere dañar.
El doctor Reyes Paredes indicó que quienes cursan por esta condición requieren una intervención interdisciplinaria, encabezada por los servicios de psiquiatría y de ginecología.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.